Las Olimpiadas de Londres se caracterizarán por ser las primeras  desde que comenzó la era “Social Media”. Serán las primeras Olimpiadas que se contarán en 140 caracteres, y  es que en la anterior cita olímpica de en Beijing en 2008, Twitter contaban con 6 millones de usuarios  y Facebook con 100 millones. Las cifras actuales ponen de manifiesto el crecimiento exponencial de estas redes, ya que el microblogging por excelencia cuenta con 140 millones de usuarios y Facebook con 900 millones.
 
Este hecho supone un hito sin precedentes en la historia, aunque el comité de organización parece ser que no está a favor de dar carta blanca a los internautas. Al parecer, estará prohibido que los asistentes suban fotos o videos de las pruebas deportivas a cualquier tipo de redes sociales e Internet.
 
Además, según publican ciertas informaciones por Internet, los atletas estarán sometidos a ciertas restricciones. Entre ellas se encuentra el hecho de que los deportistas solo podrán hablar en primera persona y deberán evitar las narraciones de estilo periodístico.
 
También se podrán compartir por las diferentes redes sociales imágenes fijas tomadas en las sedes olímpicas siempre que no sean vendidas o distribuidas comercialmente y se mantiene la prohibición de tomar imágenes de vídeo o audio en la sedes olímpicas, para intentar proteger así la venta de derechos audiovisuales y de Internet del COI.