En la entrega de Premios Nacionales de Diseño 2010, el Rey ha destacado el valor del diseño en tiempos de crisis porque, a su juicio, no sólo crea belleza y mejora la calidad de la vida cotidiana, sino también porque aporta un «impulso decisivo» a la competitividad de los productos y empresas.

Don Juan Carlos ha lanzado este mensaje en Cáceres, donde ha presidido la entrega de los Premios Nacionales de Diseño 2010 al diseñador Óscar Mariné y al Grupo Kettal, en un acto que ha contado con la presencia de la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara.

Y a todos los presentes, Don Juan Carlos les ha manifestado que en estos tiempos de crisis, de globalización y de cambio del modelo productivo, «el diseñador incorpora a nuestros bienes y servicios la I+D+i que nos permite avanzar hacia el modelo de economía del conocimiento, clave para el crecimiento y el bienestar de España».

En este mismo sentido, los dos galardonados ha coincido con el Rey en la importancia de crear la marca España a través del diseño ya que, según Mariné, es la herramienta que ayudará a tener una identidad cada vez más fuerte y que contribuirá a situar a España en la «primera división» y a que sus productos sean «deseados». Según el vicepresidente de Kettal, Alex Alorda, la diferenciación debe ser uno de los pilares de la estrategia del país en un mundo globalizado.
Por su parte, la ministra de Ciencia e Innovación ha aclarado que la entrega de estos premios en Cáceres no era casual, sino que reconocía la capacidad de los cacereños y sus instituciones «para transformar e integrar el desarrollo científico y tecnológico en su cultura y economía».