Eugenio Merino, artista español, tiene una nueva creación «Always Franco» que llevará a Arco. Se trata de la estatua de Francisco Franco metida en un frigorífico decorado con el diseño de Coca-Cola.

Always Franco, en ARCO

 

 
 
Para Merino «Franco sigue siendo noticia, no ha desaparecido. Está más de moda que nunca con la ley de Memoria Histórica, Garzón y el Diccionario Biográfico Español». «Esta obra es la imagen de la permanencia de Franco en nuestra cabeza». Es una excusa para hablar de la relación entre arte y política.
 
 

 

Always Franco, en ARCO
 
 
Sobre la figura del dictador cree que España no ha sido capaz de superarla. Propone una curiosa acción: “Que presten imágenes de Franco a los artistas para que las denigren a placer”. Pero reconoce que un pueblo que esconde sus miedos no está preparado para hacer algo así. “¿Crees que alguien me dejaría hacer una pieza en una de las habitaciones de El Pardo? Eso es intocable. Estamos en un país de intocables”.
¿Quién desearía comprar una pieza de Franco? “Alguien que es consciente de que quitar las imágenes y los símbolos de las plazas no hace desaparecer las ideas. Y, sobre todo, alguien que piensa que el arte no debe limitarse a decorar su salón o su oficina”, responde Merino. Cuando despertó, abrió la nevera y el monstruo seguía allí.